Se trata de un examen para detectar algún problema en el cuello uterino, cómo células anormales o la presencia del cáncer cervicouterino. El cáncer cervical no es algo que deba tomarse con poca seriedad, ya que es potencialmente mortal si no es tratado a tiempo. Se trata del tercer tipo de cáncer más frecuente entre las mujeres, y el causante de que miles mueran cada año. La importancia del Papanicolau estriba en que es la única forma de determinar la ausencia o presencia de este malestar devastador, tanto sus síntomas como las señales de riesgo.

Esta prueba, en sí, le muestra a los médicos las variaciones anómalas en las células del área cervical así como los tejidos correspondientes, para a la vez especificar las medidas que deben tomarse en caso de hallarse la enfermedad. Lo mejor de todo, es que mediante este estudio es posible la detección a tiempo antes de que los signos sospechosos deriven en el cáncer cervical.

Skip to content
Hecho con por MANU